No lo llames TOC, llámalo pequeña manía

TOC

¿Te molesta demasiado el desorden? ¿Te duchas de forma compulsiva siempre que vas a salir de casa? ¿Te pone nervioso la asimetría? Entonces es posible que alguien te haya dicho (o tu mismo hayas pensado) que tienes un TOC o trastorno obsesivo compulsivo.

En los últimos años, el concepto de TOC se ha vuelto popular, siendo bastante usado en películas y series de éxito internacional con fines humorísticos. Pero muchos expertos en enfermedades psiquiátricas están advirtiendo del problema de trivializar con una enfermedad que provoca depresiones, discapacidades o problemas de salud severos en millones de personas de todo el mundo.

Posiblemente, estés confundiendo un TOC con una manía extraña. Y es que hay momentos en los que tenemos pequeños trastornos, actitudes o comportamientos obsesivos que nos hace pensar que se trata de pequeños TOCs.

Lo cierto es que las personas con trastornos obsesivos-compulsivos suelen sentir una gran ansiedad y angustia ante el evento que les produce obsesión. De hecho, la actitud ante los problemas, la repetición y la incapacidad para parar son los tres factores principales que diferencian una simple manía de un TOC.

Dejamos algunos ejemplos de personas que confunden TOCs con pequeñas manías:

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies