Cómo perder bastante peso de forma saludable

Perder peso

¿Estás buscando la fórmula secreta para perder bajar de peso en poco tiempo? Tenemos malas noticias para ti: esa fórmula ideal no existe, por lo que sólo podrás llegar a tu objetivo a base de paciencia, buenas dosis de autoestima, una dieta sana y un plan regular que te permita centrarte en tu objetivo sin tener que sufrir demasiado ni pasar hambre.

En SectorViral.com hemos consultado a varios nutricionistas con el fin de encontrar un único plan ideal basado en directrices básicas que sean aplicables a cualquier persona interesada en perder peso y alcanzar un modo de vida saludable.  Evidentemente, siempre es mucho más aconsejable acudir a un profesional que dirija al paciente y le recomiende una dieta personalizada conforme a su estilo de vida, tipo de cuerpo y gustos personales.

Antes de nada, desaconsejamos todo tipo de métodos milagrosos, cremas adelgazantes, batidos y mágicas pastillas para adelgazar, la clave es simplemente la constancia y el ánimo de superación.

Como bajar de peso

Sin embargo, hay una serie de condiciones básicas que son esenciales para todos los que quieren perder bastante peso en un periodo de tiempo relativamente corto:

  1. Márcate un objetivo lógico y viable. Si crees que te sobra una cantidad determinada de kilos, establece un plan para alcanzar la meta en un periodo concreto y alcanzable. De nada sirve establecer un propósito si luego no vas a cumplirlo. Lo ideal es programar una rutina que contemple una pérdida estimada de 500 gramos a 1 kilogramo por semana ya que más cantidad sería desaconsejable. Ejemplo: Si buscas perder 10 kgs, deberías crear un plan aproximado de tres meses para llegar a ese objetivo.
  2. Cuantifica todo lo que haces y comes. Llevar un control de todo lo que ingieres a lo largo del día y la actividad física realizada es muy recomendable para localizar qué es lo que está fallando en tu proceso de reconversión física. Puedes almacenar toda esta información en la aplicación MyFitnessPal.
  3. Nunca debes pasar hambre en una dieta. Huye de todos aquellos profesionales que te recomiendan comer poco y pasar hambre a lo largo del día. Lo realmente importante es reducir la ingesta calórica dependiendo de tu ritmo de vida y evitar los alimentos prohibidos en cualquier dieta (grasas, azúcares, bollería industrial, comida basura…).
  4. Modifica un hábito concreto cada vez. Es bastante habitual fracasar si en un mismo periodo intentas cambiar varios hábitos a la vez ya que tu cuerpo reaccionará y te llevará a esa zona de confort en la que todos nos solemos de refugiar como protección ante los cambios. Si necesitas añadir varios cambios a tu rutina diaria, hazlo progresivamente para ir acostumbrándote poco a poco.
  5. Evita una dieta basada en platos repetitivos. Si siempre comes lo mismo (pollo a la plancha, verduras hervidas…), es previsible que te acabes cansando pronto y vuelvas a caer en la tentación. Dale alegría a la cocina y tómate tu tiempo para adornar los platos.
  6. Evita los días de consumo abusivo (la clave es la moderación). Si un día tienes prevista una cena copiosa o la típica comida de cumpleaños con tarta incluída, compénsalo con comidas depurativas durante el resto del día. Tampoco debes caer en la sensación de creer que tras una sesión fuerte de ejercicio te puedes permitir una bomba calórica, ya que al final esa comida acabará anulando el efecto del ejercicio realizado.
  7. Controla lo que almacenas en la nevera/despensa. Es habitual caer en la tentación cuando tienes en casa placeres como el chocolate, las pizzas congeladas o la típica bollería industrial. Evita este tipo de productos en tu hogar o intenta mantenerlos lejos de tu vista.
  8. La clave es siempre combinar dieta y ejercicio. Si no tienes tiempo para ir al gimnasio durante una o dos horas diarias, posiblemente llegues más tarde a tu objetivo pero tampoco es imposible. Lo ideal es realizar ejercicio cuatro o cinco veces por semana, pero si por cualquier circunstancia no tienes opción de ir al gimnasio, también puedes darte paseos de mínimo media hora cada día, o bien salir a correr un rato o coger la bicicleta que tenías en casa abandonada. La cuestión es matener un ritmo de vida activo que te permita moverte en cualquier situación en la que tengas oportunidad. ¿Vives en un tercero? No vayas a lo fácil y aléjate del ascensor
  9. Aléjate del sentimiento de culpabilidad. Es lógico (e incluso aconsejable) que en un periodo largo de dietas, te des algún capricho de vez en cuando. Pero no te sientas mal cuando sepas que ese día no has cumplido tu meta calórica diaria y céntrate simplemente en hacerlo mucho mejor el día siguiente. Sólo tardarás un par de días más en llegar a tu ansiada meta.
  10. Dismunuye los niveles de estrés y busca apoyos. Para un periodo de cambio tan interesante como el que vamos a afrontar, es imprescindible contar con el apoyo de nuestra gente más cercana y buscar también una situación de relativa tranquilidad para que el estrés no nos haga caer en tentaciones.

Durante las próximas semanas, pondremos en marcha una dieta hipocalórica para bajar de peso realizada por un nutricionista con la que nos aseguraremos unos aceptables resultados de pérdida de peso óptimos sin descuidar la salud, que es lo más importante que tenemos:

Dieta de iniciación – Semana 1
Dieta de continuación – Semana 2
Dieta de contraste – Semana 3

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies