en

24 chistes tan malos que no pararás de reír

Chistes malos

Los chistes cortos son una de las mejores formas de arrancar una sonrisa y que nuestro ánimo cambie en sólo unos minutos. Son un tipo de bromas basadas en el humor directo, con sorpresa y un cierto tono incisivo.

Todos los que no tienen demasiada memoria, encuentran además en este tipo de chistes las mejores opciones para contar a amigos y compañeros de trabajo.

¿Quieres echarte unos minutos de risas o sorprender a tus conocidos con unas bromas muy divertidas? No te pierdas esta primera selección con más de 20 chistes para no parar de reir:

– Hola, quería estos zapatos.
– Dígame su número.
– Oh! 651862…
– No! Número de zapatos!
– Ah! Quiero dos.
– Por favor, atiende tú a la rubia.

———-

– Ha dicho el doctor que lo mejor para curarme el dolor de garganta es un striptease.
– Un Strepsils.
– Joder, Paqui, le quitas la ilusión a cualquiera…

———-

—Hombre, Juan, cómo has cambiado.
—Yo no soy Juan.
—Más a mi favor.

———-

– Qué maravilla, el cuadro que tienes colgado en esa pared!!
– Es un Murillo.
– Pues en ese murillo.

———-

-Papá, ¿qué es la droga?
-Algo que te hace la vida imposible y una vez que empiezas no puedes dejarlo.
-¿Como mamá?
-¡ Ven que te abrace, hijo!

———-

—No sé qué me pasa, doctor, pero en seguida pierdo los nervios y me pongo a insultar a todo el mundo.
—Está bien, cuéntemelo todo.
—¿Y qué cree que estoy haciendo, pedazo de imbécil?

———-

-¿Qué tal lo de tu adicción al sexo?
-Te hice caso, me puse en manos de profesionales.
-Claro, hay psicólogos muy buenos.
-No me has entendido

———-

– Carmen, no quiero presionar pero necesito una respuesta AHORA, ¿él o yo?
– Él.
– ¡Te doy dos días más!

———-

-Un placer venir a su mutua.
-Es mutuo.
-Un placer venir a su mutuo.

———-

– Papá ¿me ayudas con el examen de historia?
– Claro.
– ¿De dónde venimos?
– Del Carrefú
– ¿Es muy caro un profesor particular?

———-

– ¿Te gusta la música clásica?
– Me encanta.
– ¿De Verdi?
– ¡Te lo juri!

———-

– ¿Cuántas horas dura tu jornada laboral?
– Ocho.
– ¿Computadas?
– Con putadas, once.

———-

– Oiga, ¿el otorrino va por número?
– Van nombrando.
– Qué gran actor, pero no me cambie de tema.

———-

– Qué gordas y feas son tus hijas
– ¡¡¿Cómo osas?!!
– Exacto

———-

—Espero que esta vez hayas estudiado para el examen.
—Por supuesto.
—Háblame del Tercer Reich.
—¿El de la mirra?

———-

—Doctor, tengo todo el cuerpo cubierto de pelo. ¿Qué padezco?
—Padece uzté un ozito.

———-

– Mi Paco aprendió a conducir autobuses por sí solo.
– ¿Ah! Es autodidacta?
– No, no, es autobusero.

———-

– ¿Se quedará a dormir?
– Sí.
– Quizá debería saber que la casa está encantada.
– Ah, pues dígale que a mí también me hace ilusión quedarme.

———-

– Y para terminar la entrevista…, dígame cuáles son sus hobbies preferidos.
– Bilbo, Frodo y Samsagaz.

———-

– ¡Qué bien nadas! ¿Puedes imitar a una sirena?
– ¡¡¡PIRUBÍ, PIRUBÍ, NINO, NINO, NINO, PIRUBÍ, PIRUBÍ!!!
– Menos mal que eres guapa.

———-

– Mi sargento, ya están colocados los pivotes para el control.
– Conos
– Mo sorgonto, yo ostón colocodos los povotos poro ol control.

———-

– Mi papá hizo la escuela primaria y la secundaria.
– ¿Y la universidad?
– No, ahí contrataron a otro albañil…

———-

– Mi mujer quiso salir a la cubierta del yate y se golpeó con la ventana.
– Escotilla.
– Muchísimo y además torpe que te cagas.

———-

– Tú traes las birras, tú ginebra, tú Fanta, tú algo de papeo…
-¿Y yo?
– Tú ron.
– ¿De Suchard?
– Mejor no vengas.

 

¿Quieres más chistes malos? !Aquí tienes otra entrega!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mozart sí se llamaba Amadeus

Mozart SÍ se llamaba realmente Amadeus

Bebés riéndose

Una madre deja a sus hijos solos en la cocina y el resultado es divertidísimo