en

El perro que disfrutaba demasiado de las piscinas

Una de las principales diferencias entre perros y gatos es que mientras que a los segundos no les guste demasiado el agua, a los perros sí que les encanta darse un buen chapuzón, sobre todo, si es en verano y necesitan refrescarse.

Es el caso de este divertido perrito y sus intermitentes baños veraniegos. ¡No te lo puedes perder!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Las mejores fotos de Álvaro Muñoz Escassi

Esos pequeños momentos que convierten a un padre en superhéroe